Reflexiones de un emigrante retornante

noviembre 22nd, 2018

Introducción
Una serie de reflexiones sobre los problemas a los que se enfrenta un emigrante retornante en la España de la segunda década del siglo XXI.
Se basa en la experiencia personal del autor, quien realizó su vida en Venezuela y se vio forzado a retornar a la tierra de sus ancestros, debido a la severa crisis presente en dicha república hispanoamericana. Presenta algunas recomendaciones para ser tomadas en cuenta tanto por las autoridades como previsiones a tomar por futuros retornantes.
Desarrollo
Emigrar es un proceso a través del cual una persona se desplaza a otro sitio en busca de mejores condiciones. El diccionario de la Real Academia de la Lengua lo define como “abandonar su lugar de residencia en busca de mejores medios de vida…en otro país extranjero (primera acepción) … dentro de su propio país (segunda acepción). Retornar, es volver a un sitio.
El emigrante retornante es entonces aquella persona que emigró y regresa a su tierra de origen, aun cuando en el caso de la legislación española se incluyen no solo los naturales de España sino sus hijos y nietos, siempre que hayan recuperado u optado a la nacionalidad española.
No toda persona está en capacidad de emigrar, hacerlo significa alejarse de un cierto margen de seguridad que otorga la familia, la cultura, la nacionalidad. Hacerlo significa muchas veces cambiar de idioma, de clima, de costumbres alimentarias, de actitud ante la vida; pasar a ser un extranjero con una religión diferente, una cosmovisión no compartida necesariamente por la sociedad de acogida, convertirse en minoría. Particularmente grave puede ser la situación para personas en riesgo de exclusión, por su edad, sexo, orientación sexual, fisonomía étnica u otras, ya que puede significar un factor adicional de exclusión.
Esta capacidad, o mas bien incapacidad, de cortar los lazos con el bagaje cultural y la familia, llevó al Dr Herrera Luque a formular su tesis sobre la sobrecarga sicopática del conquistador español, ampliamente cuestionada, pero que alimenta la leyenda negra de la conquista y colonización de la América Meridional. Sin embargo y sin caer en la calificación de sicópata del emigrante; algo hay de cierto en que las presiones sicológicas de la migración requieren de una personalidad adaptativa no común.
La historia española está llena de emigrantes. La conquista y colonización del amplio espacio que conformaba el Imperio Español, donde no se ponía el sol según frase atribuida a Felipe II, sería quizás uno de los momentos culminantes del proceso migratorio iniciado durante la denominada Reconquista, cuando se poblaban con “viejos cristianos” las tierras ganadas por los diversos reinos de la antigua Hispania. Una vez perdidas las colonias, durante el siglo XIX, sería el siglo XX que vería el resurgimiento de masivas emigraciones en la postguerra, primero por masivas oleadas de refugiados por razones políticas hacia México y Argentina principalmente, hace ya 80 años; seguidas de emigraciones por razones económicas, primero hacia las Américas, solamente a Venezuela llegaron más de tres millones de españoles en las décadas de los 50 y 60 y luego hacia Europa, en especial Alemania, a fines de los 60 y 70.
De acuerdo con el portal del Ministerio del Trabajo y Migraciones, hay mas de dos millones de españoles residiendo en el exterior, principalmente en Hispanoamérica, la mayoría andaluces, canarios, gallegos y catalanes. En promedio unos 30.000 españoles retornan anualmente, siendo la mayoría en los últimos diez años, desde Venezuela (3.500/año), Cuba (1.800/año), Argentina (1.700/año) y México (1.000/año) donde existían las mayores colonias de españoles en el exterior .
Los emigrantes españoles según diversas fuentes fueron un importante elemento de la economía española mediante el envío de remesas a sus familiares, en especial durante las diversas crisis ocurridas en este país. Estas remesas podían ser con el retorno del “indiano” y su capital, o los más modestos envíos de ayudas a millares de familiares en “la península o las islas (Canarias)”, como tantas veces escuché en mi infancia.
El Estado Español consciente de esta realidad, formuló diversas políticas referidas a los emigrantes, una vez restituida la legalidad con la Constitución de 1978. Se inició un proceso de tratamiento específico, de acuerdo con el artículo 14 de la Carta Magna, que se materializaría con el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior (Ley 40/2006, de 14 de diciembre) . Entre otras medidas permitió la regularización de exiliados y refugiados de la Guerra Civil; el registro y recuperación de la nacionalidad a aquellos emigrantes económicos, que habían renunciado a ella para adquirir la del país anfitrión, luego extendió este derecho a sus hijos y recientemente a sus nietos, por un tiempo; estableció programas de ayudas a ancianos, incapacitados y “niños de la guerra” en situación de riesgo, hubiesen o no cotizado a la Seguridad Social; incorporó al padrón electoral a todos esos españoles, aun cuando sin representación específica en las Cortes a pesar de su número y concedió ayudas de reinserción laboral a emigrantes retornantes, por año y medio después de su retorno.
La difícil situación económica de España, a raíz de la crisis global de 2008, generó situaciones de desempleo y precariedad laboral que han afectado por igual a residentes, inmigrantes y a emigrantes retornantes. Por un lado una parte importante de españoles emigraron hacia Europa, una parte de inmigrantes regresaron a sus países de origen o re-emigraron hacia otros países con mejor condición, pero a los españoles retornantes se les dificultaron estas opciones dado que o venían de pésimas condiciones en los países de donde procedían o no pueden emigrar hacia otros países europeos mientras no regularicen u homologuen su situación profesional en España, dado que la mayoría de los retornantes poseen grados universitarios.
Es en este último paso, donde mayor problemática existe dado que el proceso de homologación o reválida de títulos conlleva en España cerca de dos años de tiempo y gran cantidad de documentos debidamente certificados y apostillados, por las autoridades locales de origen, quienes muchas veces entorpecen o niegan dicho procedimiento, al menos en el caso de Venezuela.
Algunas profesiones corren con más éxito que otras, por la demanda laboral de ellas como pueden ser medicina y algunas ingenierías; sin embargo, no es el caso en otras áreas profesionales, donde el retornante debe intentar incorporarse temporalmente al mercado laboral no cualificado, donde mayor competencia y precariedad existen. La homologación o la reválida no garantizarán tampoco la inserción laboral; en los campos de ciencias sociales, administrativas, educativas, naturales, o humanidades es muy difícil dado que el mayor mercado laboral para estos campos epistémicos es satisfecho por oposiciones del funcionariado y toda la experiencia profesional que traiga el retornante no es considerada en los baremos por no haber ocurrido en España y no estar registrada por el SEPE ni la Seguridad Social.
La edad, es un claro agravante para esta incapacidad de ser incorporados al mercado laboral, dada la existencia de la misma barrera de ingreso para el resto de los españoles que intentan reinsertarse en dicho mercado.
A pesar de que existen convenios binacionales en materia de seguridad social, las aportaciones realizadas en los otros países no son consideradas como parte de la cuenta del retornante en España, siendo responsabilidad del país de origen el pago de pensiones u otros derechos. En el caso particular de Venezuela, no se han realizado remesas de pago de pensiones o jubilaciones en los tres últimos años, y de reiniciase, significarían una pensión de 24 euros mensuales al cambio oficial, el cual no puede realizarse, debiendo entonces en el mercado paralelo adquirir divisas que convierten dicho suelo mensual en 0,30 euros.
Conclusión
Emigrar es un reto muy complejo, que no todos pueden afrontar en virtud de conflictos sicológicos, penurias económicas, separación familiar, rechazo en el destino, situación económica global.
El gobierno español tiene normas y procedimientos para emigrantes retornantes, adecuados y claramente informados; las autoridades consulares asesoran de manera limitada y en base a sus posibilidades a los potenciales retornantes.
El Estado español ayuda económicamente de forma modesta a los emigrantes retornantes y por un tiempo limitado; sin embargo, la situación producida por la crisis global de 2008 dificulta considerablemente la reinserción laboral de estos españoles.
El retorno es particularmente difícil para adultos con edad superior a los 50 años, que nunca hayan cotizado a la seguridad social en España, a pesar de la existencia de convenios bilaterales.
Queda entonces en manos de las autoridades españolas, considerar la situación expuesta y valorar mecanismos para la inserción laboral de estos españoles particularmente vulnerables.

Historia y computación: Historia 2.0

abril 21st, 2018

La asociación entre historia y computación nació con la accesibilidad a los computadores en la década de los años 70 del pasado siglo XX; según Wikipedia se empezó en apoyo a métodos cuantitativos, analizando series estadísticas. Vendría luego la preparación de materiales multimedia que podían reproducirse en los equipos personales; también desde los años 80 empezó un proceso en los EEUUA de digitalizar mediante escaneado, muchas de las bases bibliográficas de las principales bibliotecas y archivos documentales, entre ellos la Biblioteca del Congreso , mayor repositorio bibliográfico del planeta.

En 1987 se creó la Asociación de Historia y Computación en Londres, para desarrollar el uso de computadores para la investigación y docencia en historia; posee un portal, pero el mismo está desactualizado desde hace varios años.

Un papel activo en promocionar la historia digital, lo ha hecho el Centro Roy Rosenzweig para la Historia y nuevos medios en la Universidad George Mason (CHNM), creado en 1994, para promover la relación entre los medios digitales y los historiadores; es una importante fuente de nuevas orientaciones sobre el tema. Organizan un evento anual en Virginia (EEUUA) que marca en muchos aspectos el camino que están tomando los medios digitales en apoyo a la investigación histórica. Han desarrollado en 2007 el gestor bibliográfico gratuito Zotero el cual será discutido en este trabajo, siendo el favorito del autor, entre otras cosas por haber sido diseñado por y para historiadores.

Gallini y Noiret (2011, p.1) señalan que Internet y los medios digitales no cuestionan el objeto del trabajo histórico, sino que inciden en la manera de pensar el pasado y en la forma de comunicar conocimientos sobre ésteCriterio que es compartido en este trabajo; dichos autores señalan adecuadamente que la Internet ha cambiado la forma de comunicar los resultados, los tiempos, costos y modos de realizar la investigación, la hipertextualidad de la información que permite el cruce de información, con audios, videos, mapas, etc. Como justificación de este trabajo, los autores también resaltan que el atraso de una respuesta formativa en tal sentido en los centros de formación de los historiadores latinoamericanos y en general, es notorio.

En Digital History (Cohen 2011), el autor se enfoca primordialmente en la historia de las páginas web sobre historia y discute diversas formas y herramientas de publicación por Internet, con énfasis en la creación de portales históricos.

Nawrotzki y Doherti (2013) editan un libro digital sobre historia digital que luego sería publicado en papel, mediante un experimento de autoría y edición colaborativa entre ellos y los autores de las diversas secciones del libro, con revisión abierta por pares a través de la publicación en una página web y luego publicación abierta. Los autores señalan que esta en la nueva manera de divulgar el conocimiento histórico: nacer digital, revisión abierta por pares y acceso abierto.

Existe un portal denominado Historicodigital.com que aloja información de utilidad para la investigación en red, esta actualizado y en general es bastante fácil de usar; en la parte de enlaces permite acceder a diversos tipos de fuentes disponibles.

Consideramos que el uso de uso de computadores en apoyo al proceso de investigación pasó por diversas etapas, lo cual planteamos y discutimos previamente en mi blog al respecto:

  1. Predigital (antes de internet)
  2. Antigua (la web 1.0)
  3. Media (arribo de la web 2.0)
  4. Moderna (la web 2.0 el avance de las APP)
  5. Contemporánea (¿Web 3.0?)

REFERENCIAS

Cohen, Daniel J. (2005). Digital History: A Guide to Gathering, Preserving, and Presenting the Past on the Web. http://chnm.gmu.edu/digitalhistory/introduction/

Cohen Daniel and Scheinfeldt Tom, eds.(2010), Hacking the Academy. Citado por Gallini y Noiret. Consultado en: http://hackingtheacademy.org/

Burdick, A.; Drucker, J., Lunenfeld, P., Presne, T. , Schnapp, J. (Eds.). (2012). Digital humanities. Cambridge, MA: MIT Press. https://mitpress.mit.edu/sites/default/files/9780262018470_Open_Access_Edition.pdf

Drucker Johanna, Kim David, Salehian Iman, Bushong Antony. (2013). Introduction to Digital Humanities: Concepts, Methods, and Tutorials for Students and Instructors. UCLA Center for Digital Humanities. Los Angeles, Ca. USA. http://dh101.humanities.ucla.edu/wp-content/uploads/2014/09/IntroductionToDigitalHumanities_Textbook.pdf

Gallini Stefania y Noiret Serge (2011) La historia digital en la era del Web 2.0. Introducción al dossier Historia digital. Revista Uniandes; Nro 43, enero 2011, Consultado en: https://revistas.uniandes.edu.co/doi/abs/10.7440/histcrit43.2011.03 

Nawrotzki Kristen,  Dougherty Jack (2013), Writing History in the Digital Age (Digital Humanities) October 28, 2013; Ann Arbor, MI: University of Michigan Press.      http://dx.doi.org/10.3998/dh.12230987.0001.001

Pons, Anaclet (2013). El desorden digital: Guía para historiadores y humanistas. Ed. Siglo XXI.

Rosenzweig,  Roy (2011) Clio Wired: The Future of the Past in the Digital Age.

Ruffell Christopher. (2016). How to Make an Educational Video, 3 Point Guide for Students and Teachers. https://www.reelmarketer.com/how-to-make-an-educational-video/

Ruffell Christopher (2017) The 5 Different Types of Video Productions: Examples and Differences.  https://www.reelmarketer.com/5-different-types-of-video-production/

Epistemología de la Investigación histórica mediante la web 2.0

abril 13th, 2018

Propongo para la discusión, que la Web 2.0 ha cambiado y transformado la investigación histórica de manera que:

La investigación histórica digital ha significado:

  • Cambios en apoyo a las formas tradicionales de investigar y publicar.
  • Transformaciones del método tradicional de investigar y publicar.
  • Nuevas formas o métodos de investigar y publicar.

Los principales cambios (formas) son:

  • La búsqueda inicial de temas para formular las preguntas de investigación.
  • Las bibliotecas, los libros, las enciclopedias, los archivos, los/las bibliotecarios.
  • La ubicación de fuentes.
  • Los costos y tiempo de una investigación.
  • El registro de fuentes (gestión) y otra información bibliográfica.
  • Las herramientas de apoyo al análisis (causa-efecto, líneas de tiempo, análisis de textos, etc.)
  • Las herramientas de escritura, graficación, manejo de datos y exposiciones.
  • El almacenamiento y gestión de información.
  • La propiedad intelectual.

El método se ha transformado:

  • Democratización del acceso a fuentes primarias; surgimiento de una “historia pública”, que cambia el sujeto histórico de los Estados (gobiernos) o los héroes; a los Pueblos (naciones) o grupos humanos menores.
  • Procesamiento de grandes volúmenes de datos (p.e. estadísticos) para nuevas formas de “historiografía cuantitativa”.
  • Capacidad de manipulación virtual del espacio geográfico para mejor comprensión del hecho histórico.   
  • Publicación bibliográfica: autoedición, impresión por demanda, editoriales y librerías en línea.
  • Aprendizaje-enseñanza: apoyado por tecnología, proyectos wiki, aula inversa, aula móvil, tutoría en línea.

Las nuevas formas y método que están ocurriendo son:

  • El hipertexto, revolucionaria manera de expresar ideas que incorpora audio y video, referencia cruzada, etc.
  • La WebQuest, otra manera interactiva de orientar el esfuerzo de auto-aprendizaje dirigido.
  • Los textos electrónicos: revistas y libros
  • La forma de disertaciones (presentaciones)
  • Nuevas aulas: virtuales, semipresenciales, edublogs, wiki, MOOC, SPOC, coaching en línea, aula inversa
  • Nuevas formas de publicación: portales web, audiovisuales, aulas interactivas
  • Eventos e interacción profesional: correo-e, video conferencias, blogs, foros, webinars, chats, TED, podcasts, audioblogs, vlogs, etc.

Etapas del uso de computadores en apoyo al proceso de investigación histórica (mi propuesta):

abril 2nd, 2018

Investigando para un curso que estoy haciendo; he desarrollado la siguiente organización para las herramientas digitales, en relación con la Historia Digital o Historia 2.0

Predigital (antes de internet)

  • Predominio del software
  • Procesamiento estadístico masivo de datos. (1960). Historia cuantitativa y cliometría.
  • Digitalización de bibliotecas, libros, mapas y documentos. (1982)
  • Producción de CD-Rom con enciclopedias e información de divulgación histórica (1992)
  • Impresión de láminas de acetato (transparencias) para exposiciones. (1985)
  • Se crea la Open University el RU en 1960 para aprovechar las facilidades de telecomunicaciones en la educación universitaria. Primero era una Teleuniversidad.
  • Interconexión universitaria por Darmouth TSS con la USNA y otras (1975)
  • Aparecen los programas de reconocimiento óptico de caracteres.
  • Popularización de los PC y Mac (1988) 

Digital Antigua (la web 1.0)

  • 1985 nace la Fundación del Software Libre, las licencias de Copyleft, GNU/GPL, los programas de código abierto.
  • Nace Internet público en 1990; interconexión, navegador, HTTP, dirección IP, HTML, páginas web, correo-e.
  • Comercio electrónico B2B
  • Educación virtual ± 1986 universidades virtuales.
  • En 1993  Roy Rosenzweig, Steve Briery Josh Brown crean para Apple el CD-ROM Who Built America? From the Centennial Exposition of 1876 to the Great War of 1914 primera herramienta interactiva; antecesora del hipertexto.

Digital media (llegada de la Web 2.0)

  • 1985 nace la Fundación del Software Libre, las licencias de Copyleft, GNU/GPL, los programas de código abierto.
  • 1992 se funda el Institute for Advanced Technology in the Humanities en la Universidad de Virginia (EEUUA) en asociación con IBM.
  • 1995 crean Java, JavaScript y Flash
  • Se incrementa el comercio electrónico B2C y C2C o P2P (1996)
  • ± 2000 Nace la interactividad; se transforma Internet.
  • 2000 Se comercializan los primeros teléfonos inteligentes.
  • 2001-2003 Nacen las redes sociales, los blogs, las páginas creadas por usuarios, la colaboración en proyectos.
  • 2001 nace Wikipedia
  • 2003 nace MySpace; 2006 Twitter; 2007 Facebook
  • Se estandarizan los protocolos para móviles con pantalla táctil: Android (2003), iOS (2002), BlackberryOS (2003) y WinCE (2003)
  • 2007 Rosenzweig funda el Centro para la Historia y nuevos métodos; ubicado en la Universidad George Mason en Virginia (EEUUA).

Digital Moderna (la web 2.0 y el avance de las APP)

  • 2006 almacenamiento en la nube
  • Gobierno en línea B2G, C2G, G2B G2C
  • El comercio elevctrónico P2P y B2C se beneficia de portales que facilitan información al comprador, nace la llamada economía colaborativa
  • Se popularizan blogs, wikis, redes sociales, educación en línea, etc.
  • Portabilidad y disponibilidad 24/7, multidispositivo.
  • Aplicaciones web dinámicas monofunción (APP).
  • Acceso sin navegadores (generalización de APPs)
  • En 2014 se inicia el protocolo HTML 5. (multimedia, semántica global, geoinformación, visualización, indexación de datos, almacenamiento en nube, animación, proceso en paralelo, etc.)
  • Realidad aumentada

Digital Contemporánea (¿hacia la Web 3.0?)

  • Acceso sin navegadores (generalización de APPs)
  • Inteligencia artificial
  • Internet de las cosas
  • Movimientos sociales del conocimiento
  • Web semántica (datos universales)
  • Web geoespacial (GeoWeb)
  • Realidad virtual y 3D
  • Educación no escolarizada

Posturas acerca de la seguridad ambiental y su defensa

febrero 28th, 2018

RESUMEN

La humanidad enfrenta su potencial exterminio motivado a la destrucción del planeta como soporte de la vida por las amenazas que se ciernen sobre los elementos bióticos y abióticos que afectan la salud y seguridad del ambiente. Esta investigación revisa las diversas posturas sobre seguridad en el ámbito ambiental como un modesto aporte para contribuir a salvar el planeta, bajo las líneas del pensamiento estratégico del Eco-socialismo.

El Medio Ambiente 

Para entender el Medio Ambiente y poder defenderlo y/o defenderse de él, es necesario realizar una aproximación definitoria multidisciplinaria que involucra los conceptos de la política, ciencia, ética, economía, derecho, sicología y educación, entre otras.

Según Blackmore (2005, p.4) el proceso de toma de decisiones ambientales es complejo, en virtud que involucra leyes que cambian, condiciones ambientales inestables, opinión pública influenciable, intereses económicos diversos, diferentes niveles de actuación: local, regional, nacional y global; diferentes cronogramas para la deliberación y decisión en cada uno de estos niveles, desconocimiento científico de las razones de los cambios y del funcionamiento del ambiente. A esta complejidad hay que añadir la existencia de una estructura, una infraestructura y una superestructura de gestión y aprovechamiento del ambiente; con sus objetivos propios, como toda organización burocrática.

El tema es tan complejo, que los hispano parlantes empleamos dos formas diferentes de referirnos a lo ambiental. En España usan “medio ambiente”, mientras que en la América meridional se emplea preferentemente “ambiente”.  

Existen aproximaciones a una definición de ambiente, dependiendo desde cuál de los ámbitos lo consideremos: Cultural, económico, geográfico, militar, social o político.

Desde el ámbito cultural, se puede señalar que durante la edad antigua, casi todas las escuelas griegas desde la epicúrea, hasta la estoica parten de la explicación del physis como esencia primaria del todo, buscando las explicaciones y el conocimiento a partir del estudio del mundo físico, y sus relaciones con el ser humano, a quien se considera diferenciado de la physis.

Aristóteles fue el principal estudioso de lo que hoy es conocido como ciencias naturales. El término naturaleza viene de la traducción de physis al latín como natura, término que se usaría para denominar el ambiente o medio ambiente hasta la conferencia de Copenhague en 1973.

La dificultad de traducir, que en lo personal creo viene del haber rechazado el uso de natura y naturaleza, nos revela que en inglés environment se define según el Merrion-Webster (2015) como las condiciones que rodean algo o alguien, afectando el crecimiento, progreso, salud, etc.; mundo natural. En francés environnement, según la enciclopedia Larrouse (2015) como  conjunto de elementos físicos, químicos, o biológicos, naturales y artificiales que rodean un ser humano, animal, vegetal o una especie. En alemán, dependiendo de si nos referimos al ambiente natural usaremos die umwelt y el ambiente sociocultural es das unfeld ¡hasta de géneros diferentes estamos hablando!

En el plano metafísico, muchas de las culturas ancestrales de la humanidad tienen entes supernaturales que representan a la Tierra o natura, pudiendo mencionar entre ellos a Heirá o Belquis que representaba la Diosa Madre de los Caldeos, que pasaría a ser Eva en el antiguo testamento, Dankina para los asirios, la Pacha Mama madre tierra de los incas y otros pueblos andinos, Gaia diosa griega de la tierra, o Gea/terra la misma diosa latina, que inspiró a James Lovelock a escribir su libro sobre la terraformación de otros planetas para la NASA en 1979, inspirado en su concepto de la Tierra como “Una entidad compleja que implica a la biósfera, atmósfera, océanos y tierra; constituyendo en su totalidad un sistema cibernético o retroalimentado que busca un entorno físico y químico óptimo para la vida en el planeta” (p. 6).

Desde el ámbito económico, el medio ambiente o la naturaleza son considerados desde una postura netamente utilitarista para la economía; se consideran los recursos naturales y más recientemente lo que las Naciones Unidas vienen definiendo como “servicios ambientales”, para referirse a algunos de los recursos usados por la industria provenientes de la naturaleza, muchos de ellos son tangibles, como el agua, aire, tierra y otros intangibles: Belleza natural, áreas prístinas y otras de valor para el turismo, por ejemplo.

Para la visión de la economía capitalista, el ambiente es un sumidero en el cual desechar los residuos del proceso industrial y comercial, que no es considerado como costo del proceso, definiéndolo como una externalidad, efecto de rebase (spillover), o efecto de vecindad, para que sea asumido por el Estado o la sociedad.  No es que los gobiernos del autoproclamado “socialismo real” hicieran mejor trabajo.

Desde el ámbito militar, hasta fecha muy reciente, se estudiaba como el conjunto de características geográficas, climáticas, astronómicas y bióticas del teatro de operaciones militares, que afectan las operaciones en forma favorable o desfavorable, en especial en cuanto a efectos del clima, terreno, meteorología, periodos de luz y sombra, fases de la luna, etc. 

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), considera en la actualidad que la relación con el entorno físico tiene dos aristas, una de protección del ambiente y otra de seguridad ambiental.

Para la primera visión, la protección ambiental se refiere fundamentalmente a reducir la huella causada por las actividades bélicas; lo cual no ha excluido el empleo de proyectiles de uranio enriquecido, de fósforo blanco, el bombardeo y contaminación de plantas de agua, la destrucción de plantas de tratamiento de aguas servidas en la diversas intervenciones denominadas humanitarias en Iraq, Afganistán, Libia y ahora en Siria. La Cruz Roja Internacional (1999), ha hecho todas estas denuncias en su portal, pero son ignoradas por los medios main stream.

Por otro lado, la seguridad ambiental en la OTAN se refiere a la protección de fuerzas ante el impacto causado por el clima extremo, el agotamiento de los recursos naturales, la contaminación, las enfermedades endémicas y otros fenómenos de origen ambiental que afectan a las tropas y a las poblaciones. Una de las aristas humanitarias de esta iniciativa, se materializa mediante el desarrollo de capacidades de respuesta ante fenómenos socio-ambientales en especial en las antiguas naciones del Pacto de Varsovia, que se han unido a la OTAN o que forman parte de la Alianza por la Paz.

Desde el ámbito social, el medio ambiente se enfoca con una visión antropocéntrica, basada en la utilidad para el sostenimiento de la vida humana, de manera sostenible en el tiempo, de manera que garantice la calidad de vida. Es precisamente desde esta visión que el empleo de término “medio” es mas adecuado.

Desde el ámbito geográfico, se considera al ambiente como el entorno o medio físico, que se interrelaciona con el hombre y la sociedad; definición muy similar al concepto clásico de los griegos.

Desde el ámbito propiamente ambiental, existen varias posturas o tendencias de concepción del ambiente. Una de ellas es la denominada corriente ecologista o ambientalista, que busca la preservación de todos los ecosistemas, sin compromisos, dado que considera al ser humano como un miembro más de la biosfera, y por tanto responsable del mantenimiento de los equilibrios eco-sistémicos; entre estas diferentes posturas está la denominada ecología profunda, a partir de la cual muchos partidos autodefinidos como ecologistas o verdes basan su ideología.

Existe una fuerte polémica acerca de algunas de estas posturas, ya que por ejemplo la Fundación de Ecología Profunda, compró masivas extensiones territoriales en Chile, que abarcan desde allende el límite en la Patagonia hasta el Pacífico, y pretenden imponer políticas al estado chileno acerca de ese territorio, u otras fundaciones basadas igualmente en el llamado primer mundo, que proclaman apoyar la sostenibilidad ambiental en la Amazonía y la Orinoquia, pero responden aparentemente a objetivos políticos neocoloniales; dos ejemplos de esto son “Nuevas Tribus”, organización supuestamente cristiana que se ha dedicado a la prospección geofísica en la Orinoquia y Amazonía en Brasil, Colombia y Venezuela, siendo por ello expulsados hace varios años de este último país. 

La otra visión es aún más antropocéntrica y utilitarista, basada en la sostenibilidad en el tiempo, sin negar la explotación de los recursos presentes en la naturaleza; esta postura va desde el llamado eco-capitalismo, que propugna por el control del ambiente mediante mecanismos de mercado, denominándose como “azul-verdes”, hasta el eco-socialismo llamado “rojo-verdes” o el anarco-ecologísmo denominados “verde-negros”.

Para la economía ecológica o eco-capitalismo, la mejor manera de defender el ambiente es mediante mecanismos de mercado que posibilitan comprar créditos para compensar por los daños causados por el medio de producción; estos créditos son producidos en algún otro lugar de donde son vendidos. El protocolo de Kyoto, a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático estableció un mecanismo en este sentido, permitiendo la compra de créditos de carbono para compensar el consumo de combustibles usados por la empresa o mediante la imposición de multas; es notorio el fracaso de este esquema en las últimas reuniones de los comités del panel de expertos, incluso el retiro de los EEUUA, Canadá,   

Estas posturas inicialmente comenzaron por la conservación y regeneración de los recursos naturales, pudiendo mencionarse la legislación para crear parques nacionales en diversas partes del mundo, la creación de sociedades mixtas intergubernamentales y privadas como la IUCN en 1948, privadas como la National Geographic Society en 1888, o la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales –SCVN- en 1929. A partir de los años 70 del siglo pasado, hubo un movimiento hacia la preservación de la vida silvestre surgiendo diversas ONG como World Wildlife Fund –WWF-, Sierra Club, Greenpeace, etc.

Hacia finales del siglo XX, la tendencia mundial cambiaría hacia reducir la contaminación y mejorar la vida urbana, eliminando factores que son a la vez producto de los problemas ambientales y potenciadores de los mismos, como son la pobreza o exclusión, la discriminación de mujeres y niños, el subdesarrollo, la ignorancia y la calidad de vida.

Desde el ámbito político se puede considerar la definición del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, 2010, p.6) “Todos los factores, condiciones e influencias externas que afectan a un organismo o comunidad. También todo lo que rodea a un organismo u organismos, incluyendo los elementos naturales y los construidos por el hombre”. En general se debe analizar el tratamiento que la Constitución de cada país y las diversas leyes dan al medio ambiente, para alcanzar una definición común con consistencia y coherencia internas y externas como señala la hermenéutica.

En el plano internacional, los diversos entes del sistema de las Naciones Unidas usan la definición de la UNESCO (citada por Steele 2010): “El ambiente es un conjunto complejo de condiciones físicas, geográficas, biológicas, sociales, culturales y políticas que rodean a un individuo u organismo, determinando al final su forma y naturaleza de su supervivencia” (s/p).

Para la Unión Europea es un concepto que incluye la “combinación de elementos cuyas complejas interrelaciones establecen el marco, el entorno y las condiciones de vida de los individuos y la sociedad, como son o como se sienten; incluye el ambiente construido y el ambiente natural; los recursos naturales, incluyendo el aire, tierra y agua, la energía y los minerales”.

            En el nivel político internacional; se considera que los derechos humanos relacionados al medio ambiente, se encuentran establecidos en los tratados básicos de derechos humanos, como son la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Sociales, Económicos y Culturales, la Convención Para la Eliminación de toda Forma de Discriminación Contra la Mujer, Convención Internacional Para La Eliminación De Todas Las Formas De Discriminación Racial, Convención para los Derechos de los Niños y la Convención de la Organización Internacional del Trabajo sobre Poblaciones Indígenas y Tribales[1] que incluyen, según el Movimiento de los Pueblos para la Educación de los Derechos Humanos (2011):

El derecho a un ambiente seguro y saludable; un alto nivel de salud; un desarrollo ecológicamente sostenible; un nivel de vida adecuado, incluyendo el acceso a alimentación y agua potable; el derecho de los niños para vivir en un ambiente apropiado para su desarrollo físico y mental; a una participación completa y equitativa de todas las personas en la toma de decisiones relacionadas con el ambiente, la planificación de desarrollo y decisiones y políticas que afecten a la comunidad a un nivel local, nacional e internacional; a gozar de condiciones seguras de trabajo y en el trabajo, incluyendo garantías para mujeres embarazadas y en lactancia; la protección para la no discriminación en cualquier área; la educación e información incluyendo la relacionada con vínculos entre salud y ambiente y el derecho a compartir los beneficios del progreso científico. Algunos de ellos claramente relacionables con el ambiente previamente definidos y otros con la calidad de vida.

Seguridad y ambiente

La seguridad ambiental puede ser considerada desde el punto de vista del ambiente como objeto, teniendo entonces al hombre como sujeto de la agresión, y denominándolo seguridad del ambiente, o según Barnett (2007) seguridad ecológica o ecoseguridad, según Xiaoquing (2006); y lo opuesto considerar al hombre, la  sociedad y la humanidad, como objetos de la seguridad ante amenazas provenientes del entorno o ambiente o a través de este, a lo que generalmente se conoce como riesgo ambiental. Otra postura a considerar es la de seguridad ambiental, basada en el acceso o la negación de acceso a los recursos naturales por las empresas e intereses globalizados.

Para la seguridad ambiental existen tres niveles de sujetos: El Estado, el Estado más la sociedad, y grupos de la sociedad; dependiendo de la inseguridad que se pueda generar, se consideran  las diversas formas que puede asumir esta seguridad.

De igual manera se identifican, como potenciales propósitos de la seguridad: La preservación ambiental pura; el uso sostenible; los fines del Estado (o los intereses nacionales); el bienestar y la calidad de vida; la paz y los derechos humanos.

Como potenciales amenazas se señalan generalmente: La contaminación, la desertificación, la afectación a la biodiversidad, la sobre exploración recursiva, el conflicto violento, el acceso o negación de recursos naturales, el consumo excesivo, los fenómenos naturales, la guerra nuclear biológica química y la biopiratería.

Como potenciales actores detrás de estas amenazas están entonces la sociedad, sectores de la sociedad (económicos, sociales, culturales) y otros Estados. En la tabla 1 se muestran algunas de estas relaciones.

No existen, en nuestra opinión, los denominados desastres ambientales o naturales, ya que existen fenómenos bio-geo-meteorológicos naturales, propios de las dinámicas planetarias que resultan catastróficos para la humanidad en virtud de que esta última actúa de manera irracional, colocándose en situaciones de alto riesgo por desconocimiento, necesidad o soberbia.

La principal consecuencia de las diversas agresiones que recibe el ambiente a través de la contaminación, desertificación y alteración ecosistémica,  son eventos ambientales catastróficos, de mayor intensidad, como viene ocurriendo por ejemplo con los fenómenos de El Niño y La Niña, el agujero en la capa de ozono causado por los clorofluorocarbonos, el caos climático generado por el uso indiscriminado de combustibles fósiles, las masivas sequias, inundaciones, deshielos que se están experimentado; así como, la aparición de nuevos vectores infecciosos; o la expansión de las fronteras epidémicas de enfermedades tropicales, y otras enfermedades causadas por compuestos orgánicos permanentes y sustancias altamente tóxicas.

La preocupación acerca del ambiente y su impacto en temas que forman parte de la agenda de seguridad no es nueva. En el siglo XIX las teorías de Thomas Malthus acerca del crecimiento poblacional y el agotamiento de los recursos disponibles cuyo resultado serían hambrunas, epidemias y guerras, servirían de justificación al Imperio Británico para incrementar sus colonias, y a las demás potencias europeas de entonces a colonizar partes del África, para garantizar la producción de alimentos de sus nacionales.  Esta visión maltusiana también inspiró a Ratzel y Hausshoffer,  teóricos originales de la geopolítica para la formulación de sus teorías acerca del espacio vital o lebensraun, todas estas posturas se basaban en la relación entre incremento poblacional y productividad recursiva, en especial agroalimentaria.

Tabla 1

PRINCIPALES POSTURAS DE LA SEGURIDAD AMBIENTAL

Fuente: elaboración propia

Nombre Objeto referente Amenaza Escala
Seguridad ecológica Ambiente natural Actividad humana Ecosistemas
Seguridad del ambiente Ambiente natural Actividad humana Biótico y abiótico
Defensa ambientalista Fuerzas armadas y actividad económica ONGs ambientalistas Local
Seguridad ambiental (humana) Individuos y sociedad Cambio ambiental Local, nacional y global
Desastres ambientales Individuos y sociedad Ubicación humana en áreas de alto riesgo fenoménico Local
Violencia ambiental Estado nación Guerra Nacional
Seguridad ambiental (Países más desarrollados) Recursos estratégicos Restricción al acceso Internacional
Seguridad ambiental (Países menos desarrollados) Recursos estratégicos Imperialismo Internacional
Seguridad ambiental Recursos y servicios ambientales Escasez estructural, agotamiento Local
Seg. Ecofeminista Recursos y servicios ambientales Discriminación contra mujeres y niños Local
Seguridad sostenible Individuos y sociedad Patrones de desarrollo Global

Se mencionan como ejemplo de las teorías de Malthus, el hecho que la principal razón subyacente del desmoronamiento de la URSS, se relaciona precisamente con la incapacidad de su economía “capitalista de Estado” centralmente planificada, de alimentar a su inmensa población, debiendo importar de su rival los EEUU masivas cantidades de alimentos. Por otra parte, Mao Ze Dong en China, establece como prioridad la alimentación de su gigantesca población, antes de enfocarse en el desarrollo industrial, alcanzando con éxito ambos objetivos, siendo que la República Popular China, es hoy la principal economía del planeta.

En contra de las teorías maltusianas, se señala que es precisamente la denominada  Revolución Industrial, que él criticaba, la que permitió la mecanización de la producción agroalimentaria, incrementando así masivamente los rendimientos de la tierra como ocurrió en las grandes llanuras de medio oeste de los EEUU, llegando a denominarse esta región como “el granero de la humanidad”. Sin embargo este incremento masivo de los rendimientos de la producción agraria, generó impactos negativos sobre el ambiente; por un lado se presentaron en los años 30 del siglo pasado, los llamados dust bowls por el agotamiento de las capas superficiales de los suelos producto del monocultivo, y por otra parte, la producción debió ser acompañada por la presencia de sustancias químicas, conocidos como fertilizantes, los cuales compensaran el agotamiento de los diversos nutrientes del suelo, y dado el desequilibrio ecológico que generaba la presencia de monocultivos exóticos, los cuales requirieron además de la presencia de otras sustancias químicas denominadas biocidas (insecticidas y fungicidas), para contrarrestar la presencia de diversas plagas.

Los años 60 y 70 del siglo pasado, marcaron el nacimiento de la preocupación social por el ambiente, en la cultura occidental. El libro Primavera Silenciosa de Rachel Carson (1962), en el cual se denuncia el efecto que el empleo indiscriminado en la agricultura del DDT  causaba sobre diversas especies de aves cantoras, sirvió para que se empezase a generar una conciencia de protección por los diversos componentes del ambiente, y diversos cambios en la legislación de los EEUUA, y posteriormente de otros países del mundo.

Otro libro que estableció un hito, fue Los Límites del Crecimiento, publicado por el Club de Roma (Meadows et al, 1972), en el cual con una visión que muchos denominan neo-maltusiana se realizó un análisis prospectivo de las tendencias hacia la cuales se dirigía la humanidad, de continuar con los criterios de crecimiento imperantes. 

La Seguridad Ambiental es un tema que surge recientemente, con ese nombre en la agenda de seguridad, y por consiguiente en la académica. Luego del desmembramiento de la URSS, con el consiguiente fin de la denominada Guerra Fría, y la Cumbre de la Tierra, hechos acaecidos en 1992, los gobiernos y la academia iniciaron el análisis de lo que fue denominado dividendo de la paz.  En las Naciones Unidas  se empezó a considerar la Seguridad Humana, sin embargo, en los EEUUA, convertida en potencia hegemónica, la tendencia se dirigió en otro sentido.

En materia de seguridad ambiental, los EEUU consideraron lo relacionado con las actividades militares desde una perspectiva ambiental, más preocupados por la disposición segura de las armas nucleares del bloque soviético. y las de sus propios arsenales que se vieron reducidos considerablemente, para ello, el Departamento de la Defensa estableció una estructura burocrática destinada a garantizar la limpieza de los pasivos ambientales existentes, verificar el cumplimiento y correcta disposición final de armas nucleares de-comisionadas, tanto propias como de la antigua URSS, el desarrollo de una conciencia ambiental en el personal, de manera de disminuir el impacto de las actividades rutinarias sobre el ambiente, así como, por el lado belicista el estudio de nuevas teorías de utilización de recursos bioquímicos, para la guerra con el menor impacto posible para las tropas propias.

Por otra parte, el Departamento de Estado, asumió un concepto de seguridad ambiental de los EEUU, basado en el acceso irrestricto a los diversos recursos naturales de valor estratégico, en especial energéticos, necesarios para alcanzar y satisfacer los intereses y objetivos nacionales, citando en la Estrategia Nacional de Seguridad del año 2000, como antecedente el embargo petrolero árabe de 1973, al igual que aquellas amenazas transfronterizas que afectan la salud, la prosperidad y el trabajo de los ciudadanos estadounidenses, como el calentamiento global. Esto llevó a que los Departamentos de Estado, Defensa y Energía firmasen a fines de los años 90, un memorando de entendimiento, para desarrollar en forma conjunta la conceptualización de la seguridad ambiental.

La política ambiental internacional de esta potencia hegemónica, y por ende de sus aliados europeos, fue considerada en formas opuestas por las presidencias de Clinton y Bush hijo. La actual administración del presidente Obama, a pesar de su afinidad política con Clinton, no ha revertido las políticas internacionales de Bush, que se consideran nefastas para el ambiente y que significaron de hecho la muerte del Protocolo de Kyoto, y el fracaso por alcanzar los objetivos globales de reducción de gases de invernadero para 2015.

En el informe de la Comisión sobre Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas (1987), conocido como el informe Bruntland, se señalaba que las naciones luchan generalmente por afirmar o resistir control sobre recursos naturales de valor bélico-estratégico: energía, tierra, ríos y sus cuencas, pasajes marítimos y otros bienes ambientales.

Johan Galtung (2004), igualmente señala que la mayoría de las guerras son por el control de recursos naturales y ambientales, y que los conflictos ambientales ocurren en tres niveles: Meso-conflictos dentro de la sociedad, macro-conflictos entre naciones y mega-conflictos que afectan a la humanidad.

Para el estudio del conflicto y el riesgo ambiental, existen varias aproximaciones dependiendo de cuál de las posturas se asuma en relación con el objeto referente de la seguridad y el sujeto que la presta; así como la amenaza presente y su riesgo.

Existe una escuela de la seguridad ambiental, que se fundamenta en la relación entre el cambio ambiental y el conflicto violento, en especial por la escasez o limitaciones en el acceso a los recursos. Esta escasez puede ser generada por factores ambientales, como sequías; o estructurales como el acaparamiento por ciertos grupos económicos o restricciones gubernamentales. Según esta escuela ello lleva a conflictos violentos, no necesariamente armados. 

Existe mucha afinidad en algunas partes de este tipo de pensamiento, con las doctrinas de seguridad del Estado, Kaghan (2003) y Homer-Dixon (1999), la denominan seguridad de los recursos, ya que cuando se consideran limitantes como las impuestas por la OPEP y la OPEG para garantizar precios justos a sus productos, o la existencia de gobiernos considerados como hostiles y por tanto un riesgo para el libre suministro de recursos de valor estratégico, se llega a intervenciones armadas directas o indirectas usando casus bellis, basados en hechos falsos o manipulados, como pasó recientemente en Iraq, Libia, Siria y está pasando ahora en Venezuela, que cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo y de las más altas de gas natural.

Diversos autores como López (2008), Subra (2007), Zinn (2001), Wallerstein (2000), Webel (2010), Diehl y Gleditsch (2001), Floyd (2013), de Soysa (2013), Homer-Dixon (2002), señalan que el acceso a los recursos se ha vuelto la principal causa de la guerra internacional en el presente siglo, siendo los hidrocarburos y el agua, los motivos más importantes de conflictos en forma visible o subyacente.

La otra variante de esta escuela se refiere a las causas por escasez estructural o ambiental de acceso a ciertos recursos, generando migraciones y consiguientes presiones demográficas sobre territorios cercanos.

Según Homer-Dixon (1991), Buzan (1997) y la escuela de Toronto, la escasez puede ser causada por la destrucción de hábitats, como por ejemplo la deforestación, por el aumento de la demanda debido al crecimiento poblacional o a mejores condiciones económicas que permiten cambios en los patrones de consumo, como está ocurriendo en algunos países respecto al consumo de proteínas animales, o por la dificultad de acceso a un recurso, como por ejemplo la privatización de servicios ambientales con incremento masivos de precios, como ocurrió a fines del siglo pasado en las naciones sureñas de la América meridional.   

Muy cercana a esta forma de pensamiento, puede señalarse a los académicos que consideran los recursos como una maldición; según De Soysa (2000) y Floyd (2013), que los denominan “cornucópicos” por la abundancia como la que adorna el escudo nacional de Venezuela, la existencia de abundantes recursos no renovables, relativamente escasos para la economía de sus vecinos o global, generalmente causa una pésima gobernanza debida a la actitud rentista conocida como la enfermedad holandesa, asociada con corrupción, ineficiencia, desigualdad socio-económica, aprovechamiento por elites políticas y económicas de las rentas, dependencia mayor de la renta recursiva, con el alto riesgo de fluctuaciones en precios que llevan a la pobreza y pérdida de calidad ambiental.

Otra escuela a considerar, está relacionada con las guerras como fuente del daño ambiental. Durante la denominada Segunda Guerra del Golfo, se decimó sistemáticamente la infraestructura de servicios públicos de Iraq, y según  Khagam y colaboradores (2003, p. 293),  millones de personas quedaron sin acceso a servicios ambientales básicos como el agua potable y la disposición de aguas servidas, generando según la Cruz Roja Internacional (1999, p.3); que para 1996 el 65% del agua superficial del país estuviera contaminada, cuando antes de la guerra era solo el 5% en 1989; esto causó que los casos de gastroenteritis infantil se dispararan en más de 400% solo tres años después de la guerra.

Los ejemplos de daños ambientales abundan en la historia reciente, el uso de las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, el empleo del agente naranja en las selvas de Vietnam, los experimentos con armas nucleares por las principales potencias nucleares, casos similares al de Iraq pueden señalarse acerca de Libia y lo que está ocurriendo en Siria, o cuando al final de la Primera Guerra del Golfo las tropas de Iraq en retirada, incendiaron miles de pozos petroleros en la invadida Kuwait.  Para esta escuela, es vital para la supervivencia de la humanidad el alcanzar la paz mundial; los más reputados autores sobre el tema son Galtung (2004), Webel (2010), Pilisuk (2010) y la denominada escuela de estudios de paz de Noruega.

Dentro de la seguridad humana se maneja como uno de sus factores la seguridad ambiental. Para ella, las amenazas ambientales están orientadas hacia los seres humanos, su bienestar y calidad de vida, por consiguiente los seres humanos se convierten en el objeto referente. Se refiere a dos puntos de importancia: El primero, la explotación racional y sostenible de los recursos naturales y los servicios ambientales, sin poner en peligro su sostenibilidad en el tiempo. El segundo, relacionado con la eficiente gestión ambiental, por parte de los diversos niveles de gobierno en las funciones de planificación y control de la interacción con el ambiente, y de los posibles impactos relacionados con fenómenos socio-ambientales.

Algunas de estas amenazas están relacionadas con el agua y el aire, su calidad y accesibilidad física y económica, el acceso a otros recursos vitales como la tierra para producción agrícola o de construcción de viviendas. Sin embargo, existen amenazas que ponen en peligro no a los individuos, sino a la sociedad y la humanidad, con impacto múltiple en varios ámbitos, en diversas escalas y con una larga escala temporal; ellos son en este momento el cambio climático, el orificio en la capa de ozono, la afectación de muchos ecosistemas que se están revelando de importancia global como la Amazonía, el acceso al agua potable y las tierras fértiles en riesgo, por la creciente contaminación y consumo para la producción económica fundamentada en el consumismo, la calidad del aire en las ciudades y las nuevas enfermedades, que han surgido y se esparcen globalmente de maneras desconocidas como el SIDA, la fiebre del Nilo, el ébola, la gripe aviar, la gripe A1NH1, por mencionar algunas. 

Para la visión de la seguridad humana, el ambiente no es algo que preservar por su belleza o por la bondad humana hacia las especies inferiores; es una exigencia vital dada la estrecha interdependencia entre el ser humano y su ecosistema planetario, por lo tanto, no es un problema de exóticos ambientalistas del primer mundo fastidiados con el nivel de ocio producto de su altísima calidad de vida, sino que es un problema verdaderamente global, de ricos y pobres, estados desarrollados y estados fallidos, de derecha y de izquierda, ya que lo que está en juego por primera vez, es la supervivencia de toda la especie humana.

Existe una escuela de pensamiento que niega a los conflictos provenientes del ambiente, es conocida como ecopolítica y señala que las razones del conflicto son siempre políticas, no ambientales; de manera que para preservar el ambiente, es necesario que los activistas se involucren directamente en la acción política.

Esta visión generó la creación de múltiples partidos ecologistas o verdes. Una variante de esta forma de pensar, asume una posición militante para alcanzar la paz y la defensa del ambiente, su objetivo son las instalaciones militares, plantas contaminantes o depredadoras, los políticos tradicionales y otros actores relevantes; entre estos grupos militantes están Greenpeace y Piratas por las Ballenas, quienes organizan desde protestas pacíficas, sentadas frente a bases militares, escraches en las viviendas de políticos, encadenamientos, ataques con bombas fétidas a balleneros, y recientemente la escalada en el Congreso de los Diputados en España, para protestar en defensa del ambiente y de los ciudadanos con una visión de sostenibilidad integral.

El PNUMA (2009), elaboró una recomendación, conocida como Ecopaz,  para la integración de cuestiones relativas a los recursos naturales y el ambiente en la consolidación de la paz y la prevención de conflictos.

En ella, señala la importancia de la intervención temprana de los mecanismos de prevención de conflictos de la ONU, y colaborar al mismo tiempo, en alcanzar una gobernanza eficaz de los recursos naturales y el ambiente; mejorar la supervisión y la protección de los recursos naturales y los servicios ambientales durante los conflictos violentos; abordar la cuestión de los recursos naturales y el ambiente, como parte del proceso de paz y del mantenimiento de la paz, en especial el reparto de la riqueza; incluir las cuestiones ambientales y de recursos naturales en estrategias integrales de consolidación de la paz, y aprovechar adecuadamente los recursos naturales en la recuperación económica, para ayudar a fortalecer la economía de postguerra, y contribuir a la recuperación económica; finalmente aprovechar el potencial de la cooperación medioambiental para contribuir a la consolidación de la paz , dado que todo Estado necesita utilizar y proteger recursos naturales vitales tales como bosques, agua, tierra fértil, energía y biodiversidad.

Un grupo habla del eco-feminismo, pero como señalan, más que ser una escuela estructural sobre la seguridad, es para indicar que el impacto causado por cualquier amenaza en el ámbito ambiental no es igual para todos los ciudadanos, ya que las mujeres y las niñas sufren una mayor afectación, producto de los patrones culturales que persisten en la mayoría del planeta.

Para la escuela de la eco-seguridad, según Xiaoqing (2006), se define como la seguridad enfocada en el ambiente físico, los organismos en función de su diversidad, población e invasiones, y los ecosistemas analizados desde su función, estructura y desarrollo. El objeto referente son los ecosistemas y el actor que genera las amenazas es la sociedad. 

Kaghan y colaboradores (2003),  señalan que hay que cambiar del paradigma de la seguridad humana hacia la seguridad sostenible, de manera de alinearse con la tendencia general desde la Cumbre de la Tierra de 1992, y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, como se viene haciendo con la educación ambiental, que pasó a ser educación para el desarrollo sostenible (EDS), así pues los autores plantean “convertir la seguridad y el desarrollo en más humanos y más sostenibles”.

Reflexión final

            Con esta somera revisión de las diversas modalidades  que asume la denominada seguridad ambiental, sabemos que no hemos definido exactamente el concepto. Hemos querido más bien proveer herramientas a los lectores para que construyan su propia definición.

            Hablamos de seguridad ambiental o de protección del ambiente; creemos que la respuesta es realmente la unión de ambas. Dada la complejidad intrínseca del medio ambiente, cualquier respuesta que dé un estado nación tiene que ser holística por  su naturaleza compleja; transdisciplinaria en su estudio y sostenible para las futuras generaciones.

            Hay que securizar el tema de la defensa y protección del ambiente; sin temor, si bien la Escuela de Copenhague critica el empleo de la securización para sacar al tema de la agenda pública, mas bien tiene que ser el contrario; debe ser el Tema (con mayúscula) de la agenda pública de seguridad y de defensa. El mundo ha cambiado, la defensa ya no es el coto privado de lo militar, como no lo es tampoco la guerra.

            Así pues, los pueblos del mundo, verdaderos soberanos de sus estados, deben exigir a sus gobiernos la inclusión en la Constitución de la defensa y protección ambiental; el derecho humano que tienen a un ambiente sano y seguro, libre de toda amenaza a su supervivencia, con visión de sostenibilidad para las futuras generaciones.

            De no hacerlo, ¿hasta cuándo existirá la raza humana?

            Creemos necesario reflejar como pensamiento final, una pancarta mostrada durante la XV Conferencia de Cambio Climático de las Naciones Unidas, realizada en Copenhague en diciembre de 2009 por los jóvenes manifestantes a quienes no dejaron ingresar: “Si el clima fuese un banco, ya lo habrían salvado”.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Textos

Barnett, Jon (2007). Enviromental Security. Capítulo 11 en Collins (2007).

Blackmore, Christine (2005). Learning to appreciate learning systems for environmental decision making – a ’work-in-progress’ perspective. Systems Research and Behavioral Science.

Collins

Cruz Roja Internacional (1999). Forum: War and Water, International Committee of the Red Cross, Geneva.

De Soysa, Indra (2000). The resource curse: are civil wars driven by rapacity or paucity? Boulder Colorado.

Diehl, Paul y Gleditsch Nils P (Eds) (2001). Environmental conflict. Boulder, Westview press.

Floyd, Rita y Matthews, Richard (Eds) (2013). Environmental Security: Approaches and Issues. Nueva York; Routledge.

Galtung, Johan (2004). Trascend, transform: An introduction to conflict work. Paradigm Pubs. Boulder.

Homer-Dixon, Thomas (1991). On the threshold: Environmental changes as causes of acute conflict. International Security; Volume 16(2)

_____, (1999). Environment, Scarcity and Violence. Princeton University Press, Princeton, Nueva Jersey.

Khagam, Sanjeev, William C. Clark, and Dana Firas Raad. (2003). From the Environment and Human Security to Sustainable Security and Development. Journal of Human Development 4(2): 289-313.

López Balladares, Hebert (2008). La guerra del petróleo. Caracas; Quinto día, 13 de octubre.

Lovelock, James (1985). Gaia una nueva visión de la vida sobre la Tierra. Buenos Aires: Ediciones Orbis.

Meadows, Donella H. et al (1972) Los Límites del crecimiento: informe al Club de Roma sobre el predicamento de la humanidad. Fondo de Cultura Económica. México.

Movimiento de los Pueblos para la Educación de los Derechos Humanos (2011). El derecho humano a un medio ambiente seguro y saludable. Disponible en: http://www.pdhre.org/rights/environment-sp.html Consultado el 6 de mayo de 2013.

Nederveen, Jan (2009). Development theory: deconstructions /reconstructions. Sage Publications Ltd; Second Edition edition (September 30, 2009)

Naciones Unidas, Comisión sobre ambiente y desarrollo, (1987). Our common future: report of the Bruntland commission on environment and development. Oxford University Press.

_____, [PNUMA] (2007). GEO year book 2007: an overview of our changing environment. Nairobi. Disponible en: http://www.unep.org/yearbook/2007/ Consultado el 10 de junio de 2012.

_____, [PNUMA] (2009). Del conflicto a la consolidación de la paz: la función de los recursos naturales y el medio ambiente.

Pilisuk, Mark (2010). Peace movements worldwide. Wesport Coonecticut. Citado por: Allen Susan et al (2011) Peacemaking.

Steele, Robert (2010). Reorienting Teacher Education to Address Sustainable Development: Guidelines and Tools, Environmental Protection. UNESCO, Bangkok.

Subra, Phillipe (2007). Géopolitique de l´aménagement du territoire. Paris: Perspectives géopolitiques.

Tadjbakhsh, Shahrbanou (2005). Human Security: The Seven Challenges of Operationalizing the Concept. En “Human Security: 60 minutes to Convince” 13 y 14 de septiembre; UNESCO, París. Disponible en: ¡Error! Referencia de hipervínculo no válida. [Consultado el 1 de abril de 2012].

Wallerstein, Immanuel (1984). World Systems Analysis: An Introduction. Durham y Londres: Duke University Press.

_____, (2000). The esencial Wallerstein. Nueva York: The New Press.

Webel, Charles y Galtung, Johan, Eds. 2007. Handbook of Peace and Conflict Studies. Routledge, Nueva York.

Xiaoqing Shi, Jingzhu Zhao y Ouyang Zhiyun (2006). Assessment of eco-security in the Knowledge Grid e-science environmentJournal of Systems and Software, Volumen 79 (2), Febrero.

Zinn Howard (2001). La otra historia de los Estados Unidos. Nueva York: Editorial Siete Cuentos.

  1. Material de referencia

 Larrouse (2015) Encyclopédie en ligne. Enciclopedia en línea; Éditions Larrouse  Disponible en: http://www.larousse.fr/encyclopedie/divers/environnement/48488 Consultado el 26 de abril de 2015.

Merrion-Webster (2015) Dictionary.   Merrion-Webster Publishers.  Disponible en: http://www.merriam-webster.com/dictionary/environment Consultado el 26 de abril de 2015.

Real Academia Española (2001). Diccionario de la Lengua Española, vigésimo segunda edición. Madrid.

 

 

[1] Convención número 169 de la OIT.

Proyecto competencias digitales para historiadores

febrero 2nd, 2018

A finales de la segunda década del siglo XXI, la investigación histórica experimenta muchos cambios en sus formas, mas no en su método, al contar con herramientas que facilitan considerablemente las diversas tareas que debe realizar el historiador al igual que sus colegas en las diversas ramas de las humanidades.  El investigador tiene a su disposición una serie de mecanismos que facilitan desde el diseño de la investigación, hasta su difusión a la comunidad profesional o al público, pasando por la búsqueda de información, organización de los datos, evaluación y análisis de esos datos; sin embargo, el historiador aún debe enlazar toda esa información para desentrañar la verdad que se busca, ese momento eureka o epifanía ajá tan precioso para cualquier investigador científico o humanístico y dar a conocer su gran descubrimiento. 

Las nuevas investigaciones realizadas por investigadores con competencias en humanidades digitales no serán mejores ni peores que sus precedentes, lo que si pueden hacerse es en lapsos considerablemente menores y ser difundidas a mayores audiencias de manera mucho más fácil y eficiente, democratizando el conocimiento y facilitando la crítica externa, indispensable mecanismo de control de calidad del producto investigativo. Al recortarse el tiempo (y los costos) de búsqueda, puede contarse con mayor tiempo para realizar más investigación y por ende incrementar la episteme sobre nuestro pasado.

En este trabajo, como requisito parcial del diploma de especialización de competencia digital del profesorado: innovar y mejorar la práctica docente con nuevas tecnologías realizado en la Universidad de Valencia a inicios de 2018, proponemos diseñar una unidad curricular y su material de apoyo para ser impartida a nivel de pre y postgrado destinada a desarrollar competencias digitales para historiadores en el marco común europeo de competencias digitales para educadores.

Parte la iniciativa de la experiencia del investigador como responsable del diseño de la maestría en historia militar que se inició en la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela en el año 2012, en la cual el autor incluyó una unidad curricular sobre el tema, denominada en aquel entonces “Métodos de Investigación Histórica en el siglo XXI” y que dictó a las cohortes 2012-2014, 2013-2015.

¡Hola mundo!

febrero 2nd, 2018

Blog del Dr Carlos Sánchez Caparrós sobre:

  • Educación virtual
  • Medio ambiente
  • Conflictos